CENTRARSE EN LO QUE PUEDES CONTROLAR

“Que la inspiración llegue no depende de mí. Lo único que yo puedo hacer es ocuparme de que me encuentre trabajando” (Pablo Picasso)

Todos afrontamos retos y situaciones difíciles. Estas situaciones nos producen ansiedad. ¿Cuál es la mejor forma de afrontar estas situaciones? Muy fácil, centrándonos en lo que podemos controlar.

Si, parece lógico y sencillo. Y lo es. El problema es la dificultad en aplicarlo. En estas situaciones, en unos casos mezclamos los aspectos que podemos controlar con los que no podemos controlar. En otros casos, solemos enfocarnos por aspectos fuera de nuestro control.

Y obviamente las consecuencias son el aumento de la dificultad para controlar nuestras vidas y evitar la ansiedad.

El futbolista frustrado

La enésima falta más sobre el mismo delantero y robo del balón por parte del equipo contrario. El árbitro sin pitar nada. El delantero enojado se precipitó hace el árbitro y como resultado recibió una tarjeta amarilla. El delantero no podía salir de su asombro. No sólo no le pita la falta, sino que le sancionan a él, que tiene toda la razón. Doble injusticia. Se acercó a su entrenador mostrando signos de impotencia. – Lo siento, Míster. He hecho todo lo que está en mi mano. –Te equivocas, le contestó el entrenador. – No está en tu mano cambiar la opinión del árbitro y te has centrado en ello. Sin embargo, si está en tu mano soltar el balón antes de que te hagan la falta y de esta manera conservar el balón. Y no lo has hecho.

Es normal que estas situaciones complicadas generen en nosotros enfado, ansiedad, preocupación y frustración. Y son precisamente en las situaciones de mayor frustración cuando nos enfocamos más en el exterior buscando culpables que nos llevan a poner nuestra atención en lo que no tenemos control.

Con ello solo conseguiremos empeorar las cosas. Si, posiblemente consigamos un alivio emocional instantáneo, pero alejará nuestro enfoque de donde verdaderamente está nuestro poder de cambiar las cosas. En lo que podemos actuar y controlar.

 En situación de estrés, enfocarse en aspectos fuera de nuestro control genera una gran pérdida de energía, sentimientos de incapacidad y resentimiento hacia el exterior. Tampoco ayuda mucho a mejorar la situación.

Es algo normal, nos impacta más aquello que está fuera de nosotros y claro, pensamos que es más fácil solucionarlo. Nada más lejos de la realidad. Cambiar a las otras personas o al ambiente productor del malestar es mucho más complicado que buscar los aspectos que depende de nosotros para controlarlo.

Hacer lo que está en nuestras manos

 Obviamente, no depende de nosotros el tiempo atmosférico. No perdamos tiempo y energía en quejarnos, busquemos estrategias que dependen de nosotros para llevarlo lo mejor posible.

No depende de nosotros la mayoría de los inconvenientes de nuestros trabajos, hagamos lo que esté en nuestra mano para que no vuelvan a ocurrir. De igual manera, apliquemos este enfoque en nuestra vida familiar y personal.

En este apartado contemplamos también los aspectos preventivos. Tomar medidas para poseer una buena salud, planificar nuestras vidas para evitar en lo posible los inconvenientes.

Disponer de seguros que mitiguen las posibles desgracias y ser hormiguitas, guardando en tiempos de bonanza para estar preparados en tiempos de escasez.

Habrá tiempo de escasez y habrá inconvenientes, tener conocimiento de ellos y estar preparados es una forma de enfocarnos en las cosas que podemos controlar.

Hacer las preguntas correctas

Así que la estrategia más eficaz para afrontar situaciones complicadas o simplemente aspectos en los que queremos alcanzar mejoras es, por tanto, centrar nuestro pensamiento y preguntarnos: ¿Qué puedo hacer para cambiar, paliar o aminorar la situación? ¿Cuáles son todos los aspectos en los que puedo incidir? ¿Qué depende de mí?

 Con toda probabilidad nos ayudará a sentir que tenemos más control de la situación. Pero, además, y lo más importante, evitará que nuestra atención se centre en los aspectos imprevisibles y cambiantes.

Esto nos permitirá eliminar en gran medida la ansiedad y evitar ser presa de nuestras más negativas emociones.

Los efectos del enfoque en lo que está en nuestro control no solo nos permitirán disminuir e incluso evitar posibles problemas, además nos proporciona seguridad en nosotros mismos, más tranquilidad y control de la ansiedad.

 ¿Es posible controlarlo todo? No, claro. En los aspectos incontrolables es cuando tenemos que tener confianza en la vida. Si todo fuera controlable y previsible la vida no tendría misterios.

¿Y por qué es la vida una aventura extraordinaria? Por sus misterios.

Apreciado lector, obtener una mentalidad imparable te ayudará a conseguir tus sueños. ¿Te lo vas a perder?

LIBRO RECOMENDADO: Brújula para navegantes emocionales.

Si lo deseas, pon en los comentarios cuál es tu mayor dificultad a la hora de conseguir tus metas y objetivos e intentaré aportar luz en las próximas entradas de este blog.

EBOOK GRATUITO:
6 ESTRATEGIAS PARA CONSEGUIR LA FELICIDAD Y LA RIQUEZA

– Aprende claves para crecer y conseguir abundancia.
– Descubre un plan para aumentar tus finanzas.
– Obtén los conceptos más importantes de productividad.

– Conoce ocho ideas para mejorar tus relaciones.

Suscríbete y recíbelo gratis