NIVEL DE CONCIENCIA

«La solución al problema del día es el despertar de la conciencia de la humanidad a la divinidad que hay dentro…» (Hazrat Inayat Jan)

Imagen de Stefan Keller en Pixabay 

El jefe de una tribu Cheerokee le habla a su nieto acerca de la vida.
Le dice: – Una gran batalla está ocurriendo dentro de mí. Es una lucha terrible. Es una lucha entre dos lobos.
Uno de los lobos es el mal: él es el temor, la ira, la envidia, la codicia, la arrogancia, el resentimiento, la mentira, la soberbia, la culpa.
El otro es el bien: él es la alegría, la paz, el amor, la esperanza, la humildad, la generosidad, la verdad, la compasión, la dulzura y la fe. Esta misma pelea ocurre dentro de ti y dentro de cada uno de nosotros.
El niño se queda pensando en lo que le había dicho su abuelo.
Pasado un tiempo le pregunta: – ¿Qué lobo ganará?
El anciano mira a su nieto fijamente y contesta: – El que alimentas.

¿Conciencia de éxito?

Percibimos el mundo en función de nuestro estado de conciencia. Un estado de conciencia lo componen un conjunto de emociones, percepciones, actitudes, visiones del mundo y creencias espirituales por el que filtramos la realidad que experimentamos. Según el nivel de conciencia que tengamos interpretamos la vida. 

En su libro “El poder frente a la fuerza”, el “Dr. David R. Hawkins”, establece una clasificación de los niveles de conciencia fruto de sus investigaciones. Estos niveles de conciencia tienen asociados un campo de energía.

 Desde el nivel menos energético a de mayor energía, los niveles de conciencia son los siguientes: vergüenza, culpa, apatía, pena, miedo, deseo, ira, orgullo, coraje, neutralidad, voluntad, aceptación, razón, amor, alegría, paz e iluminación.

Amor frente a miedo

No, en su clasificación no hay un estado de conciencia denominado éxito, pero poseer un nivel de conciencia determina las posibilidades de éxitos y felicidad experimentados en la vida. La mayoría de los gurús del éxito nos hablan de los poderosos efectos que es actuar desde el amor, frente a actuar desde el miedo.

Desde la conciencia del miedo se interpreta un mundo lleno de peligros, de amenazas y riesgos. Es el estado al que no empujan aquellos que nos quieren dominar. Actuamos para evitar un posible peligro, pero no porque lo deseemos. El miedo produce inhibición y limita el crecimiento personal. 

En cambio, la conciencia del amor incondicional, inmutable y perenne se relaciona con el mundo de forma amable y con actitud de servicio. Emana del corazón, es incluyente y expande progresivamente el sentido de identidad. Se enfoca en lo positivo. 

Actuamos desde el amor cuando nuestras decisiones surgen de los deseos reales, de nuestros más profundos anhelos. Podemos actuar desde el amor o podemos actuar desde el miedo. Desde el amor tendremos más posibilidades de alcanzar el éxito.

Alegría

Otro ejemplo de cómo inciden los estados de conciencia es analizar el estado de conciencia de la pena frente al estado de conciencia de la alegría. Cuando interpretamos la realidad desde la pena, nos domina la tristeza y el desánimo. Si nos anclamos en este estado viviremos una vida de constantes lamentos y depresión. 

Es el nivel de conciencia que tiene la gente con un estilo de vida de fracaso. Uno ve tristeza en todo.  En cambio, la conciencia de la alegría interna, aquella que está dentro de nosotros independiente de lo que ocurra en nuestro entorno, es un nivel de conciencia sanador. 

Se caracteriza por paciencia, actitud positiva frente a la adversidad y un inmenso deseo de ayudar a los demás. En este estado de conciencia estimula los logros y el éxito.

Aumentar el nivel de conciencia

Los niveles de conciencia no son fijos. Fluctuamos entre unos y otros según contextos y momento de la vida. Es importante que tengamos en cuenta este conocimiento a fin de alcanzar el nivel más alto posible. 

Desde mi punto de vista personal, este es el objetivo principal del desarrollo personal: aumentar nuestro nivel de conciencia. Como consecuencia nuestra realidad cambiará y alcanzaremos más éxitos y felicidad. Son muchas voces de maestros del logro humano que proclaman que no existe el éxito profesional sin el desarrollo personal.

Cultivar nuestro jardín.

Para cualquier logro importante y duradero no existen atajos. Y claro está, esto también se aplica al desarrollo personal. Debemos cultivar nuestro interior como un jardinero cultiva su jardín. Tenemos que sembrar esas hermosas y aromáticas flores, a través de desarrollar en nosotros actitudes de alegría, amor y paz. 

Además, debemos eliminar las malas hierbas, esas que crecen sin que las sembremos pero que destrozan las cosechas. Ser conscientes de las actitudes negativas que surgen en nosotros como la pena, la vergüenza, el miedo o la ira. Arrancarlas y sembrar en su lugar actitudes positivas que nos empoderen. 

No será trabajo de mes, ni de un año, será un trabajo por vida cuya finalidad es ir aumentando progresivamente nuestros niveles de conciencia. No solo los nuestros, sino los de toda la Humanidad.

LIBRO RECOMENDADO: Trascender los niveles de conciencia.

EBOOK GRATUITO:
6 ESTRATEGIAS PARA CONSEGUIR LA FELICIDAD Y LA RIQUEZA

CONOCE 6 ESTRATEGIAS PARA CONSEGUIR UNA VIDA DE FELICIDAD Y RIQUEZA

– Aprende claves para crecer y conseguir abundancia.
– Descubre un plan para aumentar tus finanzas.
– Obtén los conceptos más importantes de productividad.

– Conoce ocho ideas para mejorar tus relaciones.

Descarga el ebook gratuito completando los siguientes datos y te lo enviaremos a tu email.

QUIERO EL EBOOK

EBOOK GRATUITO:
6 ESTRATEGIAS PARA CONSEGUIR LA FELICIDAD Y LA RIQUEZA

– Aprende claves para crecer y conseguir abundancia.
– Descubre un plan para aumentar tus finanzas.
– Obtén los conceptos más importantes de productividad.

– Conoce ocho ideas para mejorar tus relaciones.

Suscríbete y recíbelo gratis