PENSAR EN GANAR/GANAR

Nuestras relaciones con los demás deberían ser un baile, no un forcejeo. Trabajar creativamente con la gente hace felices a todos. Hay que encontrar soluciones que todos salgan ganando, ¡y bailar juntos! (Marc Allen)

“¿Qué diferencia hay entre el cielo y el infierno?” – Preguntó el discípulo al maestro. “Te lo mostraré” –Le respondió. El maestro acompañó a su alumno hasta una habitación, abrieron la puerta y vieron como dentro un grupo de personas discutían enfurecidas, se quejaban y se agredían. Todas estaban de mal humor, bastante delgadas y pálidas, como con una gran necesidad de alimento… Sin embargo, sobre la mesa había manjares en abundancia, suficientes para todos… “ ¿Qué les pasa entonces?” – Preguntó el alumno. “Fíjate en sus antebrazos” Fue entonces cuando el discípulo se percató de que en esa habitación todos los habitantes tenían los antebrazos muy alargados, que la distancia entre las manos y el codo era mucho mayor que la que había entre el codo y el hombro, de manera que les resultaba imposible llevar alimento a su boca.

Ambos se desplazaron a otra habitación, el maestro abrió la puerta y dejó al discípulo asomar su cabeza. Allí pudo ver otro grupo de personas. En esta ocasión se respiraba un clima de paz y fluidez y todos mostraban un rostro saludable y feliz. Sobre la mesa los mismos manjares que en la habitación anterior. “Debe ser que estos tienen los antebrazos más cortos” –Pensó el alumno. Dirigió su mirada a los brazos de los habitantes y se dio cuenta de que eran exactamente iguales a los de la habitación anterior… la diferencia era que, en esta habitación, los habitantes se daban de comer unos a otros…

 Nadie consigue grandes cosas solo. Las mayores empresas se construyen con la ayuda de los demás. Las personas exitosas trabajan por obtener y construir muy buenas relaciones.

El hábito para construir buenas relaciones

Y la clave para disfrutar magníficas relaciones la expuso magistralmente Stephen R. Covey en su libro Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva. Este hábito al que me refiero, apreciado lector, es el hábito de establecer relaciones ganar/ganar.

¿Qué implica este hábito? La aplicación de este hábito conlleva que siempre que se establezcan relaciones y acuerdos ambas partes deben ganar. O sea, deben obtener beneficio. Siempre.

¿Y qué ocurre si es imposible llevar un acuerdo ganar/ganar? En este caso, la mejor opción es no llegar a ningún acuerdo. No estamos hablando de una técnica, se trata de una forma profunda de entender las relaciones y de la concepción de lo que debe ser la cooperación.

El verdadero éxito

Este concepto de la vida se sustenta en el convencimiento que no se consigue verdadero éxito, si éste es expensas o excluyendo a los demás. Si no se puede alcanzar un acuerdo ganar/ganar la mejor opción es no hacer ningún tipo de alianza.

Otros tipos de acuerdo como que una de las partes solo obtenga beneficios, o los beneficios que se obtenga sean en perjuicios de otros, aunque a corto plazo parezcan favorables, a largo plazo, siempre son perjudiciales (y no importa si somos nosotros los que perdemos o son los demás).

La opción de no hay trato si ambas partes no ganan proporcionan una enorme libertad en las relaciones, tanto comerciales como familiares, dado que no hay presión por llegar a acuerdo ni necesidad de presionar a ninguna de las partes.

 Los valores implícitos que conlleva las relaciones de ganar/ganar son el coraje y la consideración. Se necesita coraje para no ceder en la negociación si no hay efectos favorables, tanto para nosotros como para los demás. Se requiere consideración para ponernos en la piel de los otros y ser sensible a sus necesidades.

La concepción de abundancia

El marco mental de los acuerdos ganar/ganar se basa en una concepción de la vida donde impera la abundancia y por lo tanto todos podemos obtener beneficios. Esta visión determina que en la vida hay suficiente de todo y que todos nos podemos beneficiar. Este hábito genera sinergias, impulsa el crecimiento y el establecimiento de relaciones positivas.

 La fortaleza de las relaciones ganar/ganar se sustenta en la confianza. Esta forma de actuar garantiza el desarrollo de una poderosa confianza entre ambas partes que posibilitan establecer más acuerdos y profundizar en la relación. Se genera una inmensa energía cooperativa, se confía mucho más en la comunicación, se establecen lazos más fuertes.

En todo caso se trata de valorar la relación como lo más importante del acuerdo. Se produce un cambio de enfoque a la hora de negociar. En lugar de negociar desde la “posición” de cada uno, se negocia sobre la base de “principios”. Estos principios diferencian muy bien a las personas y los beneficios que se pueden obtener.

LIBRO RECOMENDADO: El hombre que plantaba árboles.

Si lo deseas, pon en los comentarios cuál es tu mayor dificultad a la hora de conseguir tus metas y objetivos e intentaré aportar luz en las próximas entradas de este blog.

EBOOK GRATUITO:
6 ESTRATEGIAS PARA CONSEGUIR LA FELICIDAD Y LA RIQUEZA

– Aprende claves para crecer y conseguir abundancia.
– Descubre un plan para aumentar tus finanzas.
– Obtén los conceptos más importantes de productividad.

– Conoce ocho ideas para mejorar tus relaciones.

Suscríbete y recíbelo gratis