PRINCIPIO 80/20

“Si quieres hacer un buen uso de tu tiempo, tienes que saber qué es lo más importante y entonces poner en ello todo lo que tienes.” (Lee Iacocca)

Imagen de Gerd Altmann en Pixabay

El 80 % de lo mejor de tu vida, es fruto del 20 % de las acciones que has realizado. De igual manera, el restante 20 % de lo mejor de tu vida es resultado del 80 % de tus actos.

Vilfredo Pareto

El principio 80/20 proviene de los estudios de Vilfredo Pareto y describe el fenómeno estadístico por el cual una pequeña proporción de la población, genera el mayor impacto en los resultados. Sus estudios están aplicados a la distribución de la riqueza, pero pronto se han aplicado y generalizado en otros campos.

Esto implica que, de todo lo que hacemos en nuestro día a día, solo una pequeña parte generan el mayor de los frutos que logramos. Se aplica en todas las áreas, generando una gran influencia en el ámbito de la productividad.

Obviamente los porcentajes son aproximados y varían dependiendo los campos y áreas que se aplique. El Dr. Joseph Juran que los generalizó durante los años 30 y 40, lo denominó “los pocos vitales y los muchos útiles”. Actualmente tiene un gran impacto en la productividad de empresas y en la productividad personal.

Pocos vitales

Se aplica en todos los campos dónde queremos conseguir resultados. De inicio, debemos detectar cuáles son los pocos vitales o el 20 % que genera la mayor parte de nuestros resultados. Y posteriormente debemos dedicar más tiempo y atención a esos pocos vitales para que multipliquen su impacto.

Se ha comprobado también que trabajar en nuestros puntos fuertes nos lleva a alcanzar mejores resultados. En la escuela, si eras muy bueno en matemáticas, pero sacabas notas mediocres en lengua, te requerían que te esforzaras más lengua. Lo cierto es que si desarrollamos nuestros puntos fuertes (en el ejemplo anterior, las matemáticas), obtendremos más beneficios que centrarnos en nuestras debilidades (la lengua).

No todos los esfuerzos producen los mismos resultados. Si deseamos multiplicar nuestros resultados personales, debemos incidir y potenciar nuestros puntos fuertes. Eso no significa no intentar mejorar en nuestras debilidades, pero sí dedicarles menos esfuerzo.

Lo único

Otra forma de incidir en el mismo concepto, lo encontramos en el libro de “Gary Keller y Jay Papasan” titulado “Lo único”. En él establece que solo hay una única cosa en la que debemos centrar nuestra atención y el esfuerzo porque es la que va a generar los mayores resultados que podemos alcanzar. Otra forma de decirlo, hay muchas cosas que son importantes, pero solo hay una que es la más importante.

Esa es la que debemos hacer. ¿Cómo es posible esto? Fácil, apreciado lector, por lo que se denomina el efecto dominó. Probablemente hayas visto disposiciones de piezas de dominó que al caer una se produce una cadena donde acaban cayendo todas. Este es el poder de lo único más importante. Su efecto desencadena consecuencias en otros ámbitos que lo multiplican.

Por lo tanto, la gran pregunta que debemos conocer en todo momento es: ¿Qué es lo único que puedo hacer gracias a lo cual todo lo demás me resulte más fácil o innecesario? Adoptemos el siguiente hábito: “Haz lo que debes hacer en el momento correcto” y nuestro éxito se multiplicará exponencialmente en nuestras vidas.

Y te preguntarás, ¿Cómo puedo responder a esa pregunta? Porque esta pregunta es la clave de tu productividad y sí, soy consciente que hay situaciones que son muy complicadas de encontrar la respuesta. Como guía es importante tener que en cuenta que esta pregunta es la cúspide del triángulo de la productividad. La base de este triángulo está formada por el propósito y después por las prioridades.

Propósito y prioridades

El propósito es nuestra pasión puesta al servicio de los demás, es nuestra misión en la vida. La magia de las prioridades proviene de la planificación. Establece el resultado prioritario que deseamos alcanzar en nuestras vidas. Establece una planificación correcta para su logro.

Esto nos hará tomar rápida consciencia de lo que tenemos que realizar ahora para llegar al resultado futuro. Así, que lo único que debo hacer ahora mismo para producir un gran impacto en mi vida, tiene que estar cimentado en mi propósito y apoyado en un plan de acción. Relaciona propósito, prioridad y resultados.

 Nos centramos muchos en ser eficaces en todo lo que hacemos. Tenemos el convencimiento de que así, obtendremos más fácilmente el éxito. Esto lo hemos hecho muchas personas. Hemos aprendido técnicas de productividad muy eficaces y diseñados métodos de trabajo para obtener mejores resultados.

Productividad estratégica

El problema es que hemos caído en una trampa. Nos hemos enfocado tanto en hacer las cosas de forma productiva que lo hemos aplicado a todo. De forma que hemos asumido más actividades pensando que la clave es buscar fórmulas productivas para ejecutarlas.

 Sí, esto está bien. Esta mejor que no trabajar eficazmente. Pero frente a este concepto aparece el término de productividad estratégica. ¿A qué se refiere? A que tenemos que ser estrategas en el sentido de solo hacer lo que nos va a llevar a los resultados que deseamos.

Dado que actualmente nuestras vidas se han complicado, debemos enfocarnos en las acciones más relevantes. Esas que nos generan los resultados más poderosos hacia el camino de nuestros sueños.

Libro recomendado: Primero, lo primero

¿Deseas conseguir más ÉXITO y PROMOCIÓN, tener una vida mejor, pero te sientes limitado/a y que no tienes capacidad para ello? ¿TE GUSTARÍA SENTIRTE MÁS REALIZADO/A?

Rellena el siguiente formulario para obtener más información

EBOOK GRATUITO:
6 ESTRATEGIAS PARA CONSEGUIR LA FELICIDAD Y LA RIQUEZA

– Aprende claves para crecer y conseguir abundancia.
– Descubre un plan para aumentar tus finanzas.
– Obtén los conceptos más importantes de productividad.

– Conoce ocho ideas para mejorar tus relaciones.

Suscríbete y recíbelo gratis