RENOVACIÓN FÍSICA

El hombre no puede desea tener salud extraordinaria, pensar en esa salud, y a su vez comer, beber, respirar o dormir como un hombre enfermo. Si lo hace, se estará contradiciendo y por esa razón, seguirá teniendo problemas de salud. El pensamiento y el comportamiento (las emociones) deben estar siempre alineados. (Wallace D. Watles)

Foto de cottonbro en Pexels

Había una vez un leñador que se presentó a trabajar en un aserradero. El sueldo era bueno y las condiciones de trabajo mejores aún; por lo tanto, el leñador se decidió a poner en practica toda su experiencia. El primer día al presentarse al capataz, éste le dio una sierra y le designó una zona de trabajo. El hombre entusiasmado salió al bosque y en un solo día cortó dieciocho árboles. -Te felicito, le dijo el capataz; sigue así. Animado por las palabras del capataz, decidió mejorar su propia marca, de tal modo que esa noche se fue a descansar bien temprano. Por la mañana se levantó antes que nadie y se fue al bosque. A pesar de todo el empeño, no consiguió cortar más que quince árboles.

Triste por el poco rendimiento, pensó que tal vez debería descansar más tiempo así que esa noche decidió acostarse con la puesta del sol. Al amanecer se levantó decidido a superar su marca de 18 árboles. Sin embargo, ese día solo cortó diez. Al día siguiente fueron siete, luego cinco, hasta que al fin de esa primera semana de trabajo solo cortó dos. No podía entender qué le sucedía ya que físicamente se encontraba perfectamente, como el primer día.

Cansado y por respeto a quienes le habían ofrecido el trabajo, decidió presentar su renuncia, por lo que se dirigió al capataz al que le dijo: -Señor, no sé qué me pasa, ni tampoco entiendo por qué he dejado de rendir en mi trabajo. El capataz, un hombre muy sabio, le preguntó: – ¿Cuándo afilaste tu sierra la última vez? – ¿Afilar? Jamás lo he hecho, no tenía tiempo de afilar mi sierra, no podía perder tiempo en eso, estaba muy ocupado cortando árboles.

Ser nuestros propios médicos

La salud es nuestra responsabilidad. Debemos informarnos, estudiar, preguntar y contrastar en vez de dejar que sea la sociedad quién controle y regule nuestra salud. Es conveniente monitorizar nuestros niveles de salud.

Cuidar cuatro áreas muy importantes: la nutrición, el ejercicio físico, el descanso y el control de estrés.   

La clave de la correcta nutrición es el equilibrio. La prioridad la tenemos que dar a todos los alimentos no procesados. Por ejemplo, las verduras y las frutas. Así mismo comer preferentemente de agricultura ecológica y dar prioridad al consumo del pescado. Todo con equilibrio y moderación.

Evitar sobrecargar el estómago y no olvidar beber agua fuera de las comidas. Actualmente el ayuno intermitente es una práctica muy recomendada, dado que no conlleva una restricción fuerte, sino que se trata de saltar una o dos comidas. La intención es llegar a estar entre 12 a 16 horas sin ninguna ingesta de comida.

Cuerpo sano en mente sana

El ejercitar nuestro cuerpo tiene un potente impacto en nuestra calidad y esperanza de vida. Además, la actividad física tiene grandes efectos beneficiosos en los estados emocionales, proporcionando una percepción más optimista de la vida.

Lo ideal es realizar una actividad física divertida y fácil de ejecutar. Un impacto relevante a nivel psicológico es que cuando trabajamos en superar nuestras limitaciones físicas, hay una transferencia y mejora nuestra capacidad para afrontar problemas en nuestras vidas. El ejercicio físico aumenta nuestro autocontrol y autodominio.

Es posible que muchos lectores argumenten la falta de tiempo para la realización de la actividad física. Los expertos en productividad estiman que su impacto es muy relevante a la hora de conseguir el éxito.

Se considera como uno de los aspectos importantes para alcanzar un alto grado de productividad. El tiempo destinado a mantener y subir los niveles de energía posee un efecto potenciador en las demás horas dedicadas al trabajo. Se consiguen horas de más calidad y, por lo tanto, amortizadas plenamente.

Menos tiempo dedicado al trabajo. Más efectividad.

Descanso y control de estrés

 El tercer aspecto de la renovación física que tenemos que cuidar es el descanso. Teniendo en cuenta la diversidad de cada uno, debemos proporcionarnos las horas de sueño adecuadas, para algunos serán 8 horas, para otros pueden ser más o menos. Lo importante es sentirnos plenamente descansado al levantarnos de la cama.

Para una desconexión que nos permita poder descansar plenamente evitaremos la exposición a pantallas de dispositivos (móvil y ordenadores y televisión) una o dos horas antes de dormir. Realizaremos una rutina que active al cuerpo para el descanso, siempre la misma, y en lo posible evitaremos exponernos a malas noticias o informaciones negativas.

 Por último, debemos controlar el estrés a través de practicar algunas técnicas de relajación. Esta puede ser la meditación y el control de la respiración. Las técnicas de respiración se vuelven muy poderosas porque las podemos transferir a nuestra vida diaria cuando sentimos que la tensión nos afecta.

Como estrategias para aplicarlas en nuestro día a día, el mantener la respiración lo más diafragmática posible y el practicar la atención plena en todo lo que hacemos bajará considerablemente nuestros niveles de estrés.

Emociones y salud

Cuando somos presas del estrés y la ansiedad se debe a que nuestros pensamientos están centrados en el pasado o el futuro. Cuando nos centramos en el pasado recordando fracasos y errores, experimentamos arrepentimiento y nos vamos generando estrés. De igual forma actuamos cuando nos centramos en las preocupaciones y los obstáculos en el futuro.

Debemos tomar consciencia de cómo generamos por nosotros mismos el estrés y ansiedad. La respiración y la atención plena son las técnicas más poderosas para poder volver al presente y, de esta forma, eliminar pensar en el pasado o futuro. Una vez nos conectemos con el presente y prestando atención a nuestros pensamientos, solo nos permitiremos pensamientos positivos.

Se tiene evidencia científica del poderoso impacto de las emociones en nuestra salud. Por ello, controlar nuestros pensamientos y rodearnos de situaciones positivas de forma sostenida tendrá una gran influencia en nuestro bienestar físico.

Y, al contrario, la exposición continuada a pensamientos y sentimientos negativos descarga una tormenta química interna que afecta de forma negativa a nuestra salud. Evitar por todos los medios la preocupación y mantener siempre nuestro corazón lleno de gratitud y esperanza mantendrá nuestra salud y energía en altos niveles.

LIBRO RECOMENDADO: Los secretos eternos de la salud

Si lo deseas, pon en los comentarios cuál es tu mayor dificultad a la hora de conseguir tus metas y objetivos e intentaré aportar luz en las próximas entradas de este blog.

EBOOK GRATUITO:
6 ESTRATEGIAS PARA CONSEGUIR LA FELICIDAD Y LA RIQUEZA

– Aprende claves para crecer y conseguir abundancia.
– Descubre un plan para aumentar tus finanzas.
– Obtén los conceptos más importantes de productividad.

– Conoce ocho ideas para mejorar tus relaciones.

Suscríbete y recíbelo gratis