EL GURÚ DE LOS CUENTOS: AMOR, GRIETAS Y RISAS

amor, grietas y risas

El amor y el tiempo.

Érase una vez una isla en la que vivían todas las cualidades humanas: la Felicidad, la Tristeza, el Conocimiento, el Amor…

Un día la isla comenzó a hundirse y todas las cualidades se apresuraron a coger sus botes, excepto una de ellas: El Amor, que intentaba salvar la isla con todas sus fuerzas.

Cuando la isla ya estaba hundida casi por completo, el Amor decidió pedir ayuda.

La Riqueza pasó por su lado capitaneando un gran bote, pero no atendió a las súplicas del Amor, porque ya cargaba con suficiente peso en lingotes de oro.

La Vanidad iba en un hermoso bote y no quería ensuciarse ni mojarse para ayudar al Amor, y la Tristeza también le negó la ayuda, declarando que necesitaba estar a solas.

Ni siquiera la Felicidad oyó su llamada, de tan ensimismada que estaba en su propia alegría…

De pronto, apareció un anciano que, sin decir nada, le tendió la mano y lo subió a su bote.

El Amor se sintió tan afortunado y agradecido que olvidó preguntarle el nombre a su salvador.

Pero una vez devuelto a tierra firme, el Amor se encontró con el Conocimiento y le preguntó si sabía quién era aquel anciano, a lo que este respondió: “Era el Tiempo”.

 “¿El Tiempo? ¿Y por qué el Tiempo me ayudó?”, preguntó sorprendido el Amor.

El Conocimiento sonrió y le respondió con su natural sabiduría:

“Porque solamente el Tiempo es capaz de entender cuán grande es el Amor”.

 

La belleza de las grietas.

Un aguador de la India tenía solo dos grandes vasijas que colgaba de los extremos de un palo y que llevaba sobre los hombros.

Una tenía varias grietas por las que se escapaba el agua, de modo que al final del camino solo conservaba la mitad, mientras que la otra era “perfecta” y mantenía intacto su contenido.

Esto sucedía diariamente.

La vasija sin grietas estaba muy orgullosa de sus logros pues se sabía idónea para los fines para los que fue creada.

Pero la pobre vasija agrietada estaba avergonzada de su propia imperfección y de no poder cumplir correctamente su cometido.

Así que al cabo de dos años le dijo al aguador:

        “Estoy avergonzada y me quiero disculpar contigo porque debido a mis grietas solo obtienes la mitad del valor que deberías recibir por tu trabajo”.

        El aguador le contestó: “Cuando regresemos a casa quiero que notes las bellísimas flores que crecen a lo largo del camino”.

Así lo hizo la tinaja y, en efecto, vio muchísimas flores hermosas a lo largo de la vereda; pero siguió sintiéndose apenada porque al final solo guardaba dentro de sí la mitad del agua del principio.

        El aguador le dijo entonces: “¿Te diste cuenta de que las flores solo crecen en tu lado del camino?

Quise sacar el lado positivo de tus grietas y sembré semillas de flores.

Todos los días las has regado y durante dos años yo he podido recogerlas.

Si no fueras exactamente como eres, con tu capacidad y tus limitaciones, no hubiera sido posible crear esa belleza.

Todos somos vasijas agrietadas por alguna parte, pero siempre existe la posibilidad de aprovechar las grietas para obtener buenos resultados”.

 

Los budas de la risa.

Cuenta una leyenda China que en tiempos remotos, tres monjes viajaban juntos compartiendo su sabiduría con la gente del gran imperio oriental.

No predicaban sermones sobre la iluminación ni se esforzaban por convertir a nadie con ingeniosos argumentos filosóficos.

Al llegar a cada aldea, se dirigían a la plaza principal y sencillamente explotaban a reír en una triple y sonorísima carcajada.

La gente del pueblo en seguida salía de sus casas corriendo para averiguar qué es lo que tenía tanta gracia, y al ver a los tres monjes desternillándos en el suelo, emitiendo ola tras ola de hilaridad, no podían sino contagiarse.

Incluso los sujetos más serios y avinagrados acababan cayendo presos del embriagante buen humor de estos monjes, convirtiéndose el pueblo entero en un enorme y caótico jolgorio de comicidad.

¿De qué reían estos tres monjes?

Nadie, nunca, logró sacarles una explicación.

Sin embargo, todos se contagiaban de su risa, como si en lo más profundo de su ser, de manera intuitiva, entendieran a la perfección el misterioso y divertidísimo chiste que conscientemente no lograban descifrar.

 


Todas las semanas comparto ideas breves y prácticas.
Ingrese su correo electrónicos y únase.

¿Existen fórmulas mágicas para tener una vida exitosa y plena?
ME TEMO QUE NO

Aunque este libro sí te puede ayudar en:
– Obtener la mentalidad correcta.
– Conocer lo que hace la gente de éxito.
– Qué aspectos debes mejorar.
– Cómo potenciar tu vida.
– Descubrir recursos internos.

¡No es la magia lo que llevará al éxito! ¡Es el conocimiento!

EBOOK GRATUITO:
6 ESTRATEGIAS PARA CONSEGUIR LA FELICIDAD Y LA RIQUEZA

– Aprende claves para crecer y conseguir abundancia.
– Descubre un plan para aumentar tus finanzas.
– Obtén los conceptos más importantes de productividad.

– Conoce ocho ideas para mejorar tus relaciones.

Suscríbete y recíbelo gratis