EL PODER DE LO PEQUEÑO

“Pequeñas decisiones diarias nos conducen a la vida que deseamos o, de forma predeterminada al desastre” (Darren Hardy)

Apreciado lector:

En su libro “El efecto compuesto”, su autor Darren Hardy nos muestra el efecto que tiene nuestras decisiones en la creación de la vida que deseamos. Sobre todo, hace incidencia en la gran importancia de las pequeñas decisiones. Y es en este aspecto, el impacto de las pequeñas acciones de forma progresiva y constante a lo que vamos a reflexionar en estas líneas.

La fábula de la libre y la tortuga

En su libro, Darren Hardy comienza haciendo mención a la famosa fábula de la liebre y la tortuga. Pero no, no voy a moralizar sobre las consecuencias de la confianza y el menosprecio al más débil. En este caso nos vamos a centrar en las acciones de ambos protagonistas. Mientras la tortuga realizar pequeños avances, pero de forma constante, la liebre lo hace de forma discontinua, en función de si le apetece o no. Al final de la fábula, como todos sabemos, gana la tortuga.

La moraleja que debemos aplicar aquí es que para conseguir nuestros sueños no hace falta ser el más rápido, o el más listo o el mejor. De manera similar, tampoco es necesario realizar grandes esfuerzos ni titánicos avances. Sobre todo, lo único que necesitamos es realizar pequeñas acciones correctas y beneficiosas de forma constante. En consecuencia, según establece el autor, esta es la fórmula del éxito.

Cambios imperceptibles

¿Y si esto es tan efectivo, por qué no lo utilizamos todos? Aclarar que el problema radica en que, al principio, los cambios son imperceptibles. Por lo tanto, no se aprecia ninguna diferencia entre una pequeña acción perjudicial y otra beneficiosa. Y sí, como también sabemos todos, es mucho más agradable tomarse un capricho diario que perjudique nuestra salud a dedicar veinte minutos a hacer un poco de ejercicio diario. En un año no se podrá percibir diferencias notorias, pero en tres años las diferencias se harán evidentes.

Podríamos pensar que estar mejor o peor físicamente no tiene un impacto profundo en nuestras vidas. Pero es en este punto dónde el autor expone la relevancia del efecto compuesto. En otras palabras, el efecto dominó, que viene a reflejar que, un aspecto de nuestra vida influye en los demás aspectos esenciales. Como resultado, una mala salud física influirá en nuestros niveles de energía, que afectará a nuestra productividad en el trabajo. De manera similar, una imagen poco saludable influirá en nuestra autoestima y nuestras relaciones personales se verán afectadas.

La buena noticia

Si bien, este pequeño pero constante efecto negativo genera impactos negativos en todos los ámbitos de nuestra vida, también ocurre lo contrario. Por ejemplo, una pequeña decisión de forma constante hacia nuestra salud puede repercutir favorablemente en una mayor productividad en nuestro trabajo y en una mejora de nuestras relaciones. Consecuentemente, tomar conciencia de este efecto es vital. En resumen, el efecto compuesto afecta siempre que realizamos acciones de forma progresiva y constante, tanto para elevarnos por encima de nuestras metas como para sufrir sus consecuencias negativas.

Enfoque constante

Darren Hardy, en su libro, nos relata que anotó durante cada día durante un año, una cosa buena de su esposa. Al terminar el año le regaló el libro a su mujer la cuál le manifestó que fue el mejor regalo que había recibido en su vida. Pero lo relevante fue el impacto que se produjo en él, le hizo apreciar la grandeza de su mujer y se sintió más enamorado. De manera similar, al analizar a las personas que se van apagando, llenando de frustración y desesperanza podemos constatar que son, precisamente, los que cada día y de forma constante se enfocan en los aspectos negativos de sus vidas.

Esto me lleva a la siguiente reflexión: ¿Qué impacto hubieran tenido sus vidas si, sólo y de forma constante, hubieran detectado y anotado un aspecto positivo en ellas?

Apreciado lector, obtener una mentalidad imparable te ayudará a conseguir tus sueños. ¿Te lo vas a perder?

LIBRO RECOMENDADO: El Efecto Compuesto.

Si lo deseas, pon en los comentarios cuál es tu mayor dificultad a la hora de conseguir tus metas y objetivos e intentaré aportar luz en las próximas entradas de este blog.

4 comentarios en “EL PODER DE LO PEQUEÑO”

  1. Es muy acertado lo que dices pero, para lograr ese objetivo no deberá incentivarse primero la mente, buscando como bien dijiste un anclaje adecuado? O por el contrario, si comenzamos por trabajar lo físico y vamos viendo resultados, es cuando la mente se activa?

    1. Eduardo Díaz

      Si, claro. Hay que incentivar a la mente. Hay que darnos premios cuando empezamos. Porque no vamos a ver resultados al principio, los veremos más adelante. Y cuando los veamos ya no hará falta incentivar para hacerlo porque los propios resultados será el mayor incentivo.
      Muchas gracias por tu pregunta.

Los comentarios están cerrados.

EBOOK GRATUITO:
6 ESTRATEGIAS PARA CONSEGUIR LA FELICIDAD Y LA RIQUEZA

– Aprende claves para crecer y conseguir abundancia.
– Descubre un plan para aumentar tus finanzas.
– Obtén los conceptos más importantes de productividad.

– Conoce ocho ideas para mejorar tus relaciones.

Suscríbete y recíbelo gratis